Pesarse a diario

En la consulta acostumbro a recomendar pesarse a diario -siempre que no comporte una obsesión-, no solo durante el tratamiento dietético, sino también después. Existen numerosas razones para ello.

-Nos ayuda a conocer cuál es tu patrón de pérdida de peso. Si únicamente te pesas el día de la visita, que suele ser cada tres semanas, y ese día has tenido una comida distinta, tienes un día especialmente estresante, o simplemente no has ido al baño, el registro en el momento de la consulta no sirve para valorar la evolución. Si no sabes cuánto pesas, durante el resto de los días, es imposible de valorar si tu dieta funciona correctamente o se deben realizar ajustes.

-Permite elaborar una curva de peso. Cuando realizas una gráfica con los pesos diarios y tomas nota de los “sucesos” que acontecen, como el estrés, los excesos del fin de semana, los patrones del ciclo menstrual en el caso de la mujer, si has realizado más ejercicio físico, si has tenido estreñimiento,… puedes observar cómo interfieren todas esas cosas en la pérdida de peso. Si tomas consciencia de ello y aprendes a reconocer qué es lo que afecta a tu dieta, podrás actuar en consecuencia.

Reafirma tu fuerza de voluntad. En este caso, la báscula funciona como el cuentakilómetros del coche: échale un vistazo de vez en cuando para ver si te pasas de la velocidad permitida. Es especialmente útil cuando pasas a la fase de mantenimiento. Si has hecho algún abuso comiendo y no te pesas por no asustarte, no podrás corregir tu dieta en los días siguientes y eso suele conducir al sobrepeso. En cambio, si el fin de semana te has excedido en el consumo de caprichos y el lunes por la mañana ves que has ganado un kilo y medio, es posible que te pongas manos a la obra para rectificar.

-Suele ser frecuente asustarse por haber ganado un kilo y medio en un día. ¿Es eso posible? Sí, pero el peso que has ganado no es de grasa, no te preocupes. Para engordar 1,5Kg de grasa debes ingerir más de 12000 calorías, y seguro que eso no ha pasado. Las fluctuaciones de peso en poco tiempo se deben siempre a la retención de líquidos, y para evitarla, aunque te parezca una contradicción, debes beber agua. El agua disolverá las sales que te causan la retención de líquido y te ayudarán a eliminarla. Hemos hablado de la hidratación en otro post. Pesarse a diario permite ver cuándo  estos aumentos de peso corresponden a la retención de líquido o cuando realmente estás engordando, y también cuando vuelves a perder.

-Yo no hago dieta, ¿tengo que pesarme? Algunas personas tienen la suerte de no sufrir variaciones importantes en su peso. En ese caso no sería necesario pesarse más que de vez en cuando. Pero si has tenido sobrepeso, si has cambiado de hábitos, si notas que tu cuerpo cambia, si has perdido el apetito, puedes pesarte durante algunos días para ver qué sucede.

La forma de pesarte para que los valores obtenidos sean útiles y fiables es así:


Es recomendable que el instrumento, la báscula, sea fiable y con una precisión de 100g. En el mercado encontrarás básculas digitales económicas que cubren perfectamente tus necesidades. No necesitas que hable ni que tenga memoria, pero sí te aconsejo buscar una marca fiable que garantice la validez de los resultados obtenidos.
Es aconsejable pesarse todos los días a la misma hora del día, y se considera el peso basal el de la primera hora de la mañana, después de ir al servicio. Por supuesto, sin ropa.

¿Te gusta Tu web de Nutrición? Puedes compartirlo en tus redes sociales y suscribirte a las entradas. Tus comentarios nos ayudan a mejorar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: