Alimentación infantil: cómo hacer que los niños coman fruta

A algunos padres les sorprenderá que otros necesiten ayuda para hacer que los niños coman fruta. Si a tus hijos les chifla la fruta, si tienes que decirles basta, si cada vez que te ve el frutero te hace la ola, este no es tu post. Pero no te vayas, también tengo algo que contarte.

Para empezar, la fruta es la golosina de la naturaleza. Su sabor dulce está creado para resultar atractivo al reino animal en general, para que éste le sirva para la propagación de las semillas. Ese sabor dulce lo aporta la fructosa, que es un tipo de azúcar que, con una transformación mínima el organismo humano aprovecha para obtener energía de forma rápida.

No necesitamos tanto la fruta por su valor energético, que podríamos obtener de otras fuentes, sino porque es fuente de vitaminas, minerales y fibra. Y de todo ello, lo más importante, desde mi criterio es el aporte de vitamina C, que se pierde cuando sometemos a los alimentos a altas temperaturas. Si la fruta se consume en crudo, es la mejor -y a veces única- fuente de esta vitamina.

Bien, conocidas sus virtudes, ¿cómo hacer que los niños la coman?

  • Por imitación. Suele ser habitual que los niños hagan lo que ven que hacen sus padres, no lo que sus padres les dicen que hay que hacer. Si tú no comes nunca fruta, ellos no lo harán. Ya sabes, tienes que dar ejemplo, por ti, y por ellos.
  • La fruta no es negociable. “Hay que comer fruta”, dos veces al día. Como bañarse o cepillarse los dientes. No pueden decir que no, así que vamos a dejarlo claro. Nuestra actitud firme da seguridad a nuestros hijos. Si nos ven titubear, pueden dudar. Al principio debemos facilitar que escojan sus favoritas, para que no resulte un castigo, que no lo es. Aunque lo ideal es que vayan probando todas, lo principal es que coman fruta.
  • Haciendo que resulte atractiva. No tienes que convertirte en una decoradora de fruta de hotel de cinco estrellas, pero sí, al menos al principio, pónselo fácil. La fruta fácil es fruta pelada y troceada. Si la fruta no es lo que más les emociona y además les das una pera verde con un cuchillo de untar mantequilla, sólo vas a conseguir que aborrezcan la fruta para siempre. Te va a suponer un poco más de esfuerzo, pero te merecerá la pena. Y no hagas trampas. Hemos dicho que la fruta es rica en azúcares, cómprala en su punto y no añadas más azúcar. Ni leche condensada, que te veo venir.
  • No preguntes si quiere fruta, pónsela junto al bocadillo, junto al yogur, o dentro de la ensalada. Déjasela a la vista. Ofrécela sin preguntar, así la respuesta no podrá ser no la quiero. Si la rechaza por sistema, ofrécesela antes de lo que sí le gusta.
  • Los zumos no cuentan como fruta. Los zumos prefabricados no aportan los nutrientes de la fruta fresca. Los zumos naturales, aunque pueden aportar los nutrientes de la fruta, salvo una parte de la fibra, inducen a malos hábitos, suelen contener mayor cantidad de fruta y, por tanto, de azúcar y, por la forma de consumo tienen menor poder de saciedad e inducen a la obesidad.
  • Ofrece fruta de temporada. Empieza la mejor época del año para enamorarse de la fruta, porque puedes ofrecer gran variedad de colores y sabores. Además, si la fruta está en su punto de maduración es mucho más sabrosa y más dulce, por lo que suele aceptarse más. Con una excepción: a algunos niños no les gusta la fruta cuando es dulce sino cuando está ácida. Si ese es el caso, busca frutas que cumplan ese requisito, en lugar de manzanas golden, por ejemplo, puedes darle las Granny Smith o las reinetas.
  • Combina: Si el niño es reacio a probar nuevos sabores, puedes introducir frutas nuevas combinándolas con plátano, con fresas, con manzana, o con cualquier otra fruta. Una vez ha conocido el sabor nuevo, podrás ofrecérselo por separado.

Afortunadamente en algunas escuelas en las que se promueven hábitos saludables, se incluye la fruta como sugerencia para tomar a media mañana, y los comedores escolares la ofrecen también muchos días. La campaña 5 al día fomenta el consumo de cinco raciones vegetales al día, entre ellas las frutas.

Si, a pesar de todo, sigues con dudas, puedes consultar aquí. Puedes suscribirte a este blog y compartir en tus redes sociales si te ha parecido interesante. ¡Gracias por seguir aquí un lunes más!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: