La dieta de Operación Triunfo

Voy a admitir, ante todo, que soy muy fan de OT y durante tres meses he tenido problemas para vivir una doble vida, la de la academia y la mía. Y, por deformación profesional, me he estado fijando en la dieta de Operación Triunfo y en qué comían los chicos. Porque la elección de las raciones y del tipo de alimentos dependía del criterio personal y eso determinaba la calidad de la dieta de cada uno de ellos.

Operación Triunfo

Sabiendo el control médico que han tenido todos los concursantes a lo largo del programa, podría afirmar con total seguridad, que ha habido un nutricionista encargado de planificar los menús. En todas las comidas se han ofrecido menús equilibrados, variados, apetecibles y, por lo que decían y por la avidez con la que los consumían, exquisitamente elaborados. También cosas que me han gustado menos, como fritos y procesados, pero  no pienso unirme a los extremistas radicales que rechazan cualquier exceso.

Con todo, teniendo en cuenta que la actividad que más veces realizaban estos chicos al día era comer -porque comían 4-5 veces como está recomendado-, he echado de menos que les dieran una clase de nutrición. Me ha extrañado, si soy sincera, que se dejara de lado la base de toda la vida, que es el alimento. Se ha tratado de forma holística toda su formación para cuando salgan “a la vida” como ellos decian.

Chicos comiendo en la academia. Foto de Lecturas

Además de la formación musical y artística, tuvieron clases de yoga, de prensa, de estilo, de cocina, incluso, pero no les enseñaron a conocer bien su dieta. Y viendo cómo escogían sus alimentos y algunas de sus consecuencias, les habría venido bien. No me refiero tanto a tratarlo de forma individualizada en la consulta de nutrición, que eso entiendo que ya se hizo, sino ofrecerles algunas sesiones de educación nutricional básica, adaptada a las condiciones personales de los chicos del grupo.

Voy a dar algunos ejemplos

La cantidad de sal que echaba en todas las comidas en el pan Ana Guerra, que me sorprende doblemente porque su padre es enfermero. Ya no voy a hablar del pan con aceite, porque su peso corporal se lo puede permitir, porque es muy delgadita (y guapa, y artista).  De hecho, el aceite de oliva es el oro de nuestra dieta. Pero la sal en exceso puede producir hipertensión arterial. El pan ya lleva una gran cantidad de sal, no necesita que se lo añada.

Me fijaba con gran preocupación en los dos aguacates que Miriam (¡qué vozarrón, hija!) se untaba en pan para desayunar. Claro, terminó subiendo de peso y los desterró para siempre, imagino que aconsejada por el médico. Pero se habría evitado si al principio hubiera tenido formación sobre nutrición (no, no me olvido de que tomó corticoides, que tampoco ayudaron a Miriam). El aguacate en sí es un buen alimento. Tiene gran contenido en grasas, pero son grasas saludables. Y es muy rico en vitaminas, especialmente en vitamina K, ácido fólico vitamina C, vitamina e y algunas del grupo B. Contiene Potasio, y Magnesio y otros minerales en pequeñas cantidades. Y fibra. Pero con una dieta equilibrada comer uno o medio cada día habría sido suficiente, porque tienen un valor calórico bastante alto.

El affaire de la Miel y de los dulces en la dieta de Operación Triunfo, y me acuerdo especialmente de Aitana. Leí un estudio del Dr. Aranceta para el Departamento de Salud Pública de Bilbao, si no recuerdo mal, en el que se observaba que las personas que estaban solas consumían mayores cantidades de dulces. El sabor dulce tiene que ver con la afectividad. Es el sabor que ancestralmente nos retrae a la leche materna y, por extensión, el que nos hace sentir seguros y protegidos. Teniendo en cuenta que estos chicos estaban internos, fuera de su entorno, conviviendo con personas desconocidas e incomunicados, me parecía bastante normal su necesidad de dulce. Además, realizaban gran cantidad de ejercicio físico, y algunos de ellos están aún en edad crecimiento físico (en los hombres finaliza a los 21), por lo que el aporte de azúcar probablemente estuviera equilibrado con la demanda energética.

Se cuidaron mucho aspectos de la alimentación como el consumo de alcohol, bebidas edulcoradas, comida rápida y bollería. De hecho, cuando se introdujo este tipo de productos (patrocinados) se hizo de forma excepcional, porque en tres meses y medio apenas hubo tres momentos de consumo de estos alimentos. Habría preferido que se hubieran publicitado otro tipo de alimentos más saludables, pero cuando les llegó a los chicos de la academia, a ellos como personas, les vino bien como respiro.

Personalmente pienso que  la próxima edición debería contemplar una salida al aire libre semanal como mínimo. Porque por mucho deporte que se realice en la academia el ser humano necesita la luz ultravioleta para sintetizar Vitamina D, y la mejor fuente es el sol. Respirar aire puro, pisar terreno irregular, ver la luz  natural sin el filtro de las ventanas.

En fin, mis felicitaciones a Gestmusic y a RTVE por el éxito, y especialmente a Alfred y a Amaia  (que aquí entre nosotros, son mis favoritos y me compro sus discos ya y deseo de corazón que ganen el festival de Eurovisión).

Si os ha gustado, podéis compartirlo haciendo clic aquí abajo. Suscríbete y no te pierdas nada, ¡gracias por venir!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: