Contando calorías: Desayuno “Bio”

Seguimos con los desayunos. Empezábamos contando que las galletas aportan azúcares y grasas que seguramente son excesivos y que de Digestivas tienen solo el nombre. Bien, pues hoy vamos a ponernos a la moda, y lo que más se lleva son los alimentos llamados Bio.

No, no nos hemos confundido, hemos dicho “llamados” Bio a propósito, por esta razón hemos entrecomillado el término Bio en el título. ¿Aconsejamos este desayuno? Deberás leer hasta el final para saberlo.

Los alimentos orgánicos o de cultivo biológico, que tienen la característica de no utilizar productos químicos a lo largo de su proceso de producción, son otra cosa. En España el término que se utiliza para denominar este tipo de productos es el de Ecológico. En otra ocasión discutiremos sobre si es preferible consumir preferentemente este tipo de productos, si son, realmente mejores y si todo ello justifica el precio que nos hacen pagar por ellos. El término Bio es más, digamos, laxo, más amplio. El término Bio nos inspira, de forma automática, la imagen de verde, de la vaca pastando en el monte y del olor a la tierra mojada, de sanote. Y esta visión, que la industria alimentaria conoce a la perfección, mueve muchísimo dinero y puede no aportarnos más salud y tener muchas más calorías, como vamos a demostrar.

Comparando desayunos

El desayuno de hoy está compuesto de cereales, frutos secos, yogur (natural, normal) y azúcar. No, no nos hemos equivocado tampoco esta vez. Lo auténticamente Bio sería la miel. Porque la miel tiene propiedades digestivas, antisépticas, además de una cantidad insignificante de aminoácidos, vitaminas y minerales (mucho mejor que el azúcar, eso sí). Pero lo que contiene la miel principalmente son azúcares, es decir, energía, y esta serie de posts tiene la finalidad de contar calorías. Una cucharadita de miel, (15 gramos) tiene 45Kcal, prácticamente igual que una cucharada de azúcar (10g). Por esta razón, para que no nos lleve a equívocos, hemos puesto una imagen de azúcar en lugar de miel.

En cuanto al yogur, fíjate, es yogur natural. No es Bio, ni contiene bifidobacterias ni lactobacilos. En los últimos tiempos se ha abierto el debate de la publicidad engañosa que algunas marcas han hecho sobre este tipo de leches acidificadas. Os dejo este enlace del blog de José Manuel López Nicolás, profesor del departamento de Bioquímica y biología molecular de la Universidad de Murcia que lo explica claramente.
El yogur es una buena forma de tomar calcio y fósforo, de tomar la lactosa parcialmente transformada en ácido láctico que ayuda a su absorción por parte de personas que la toleran mal, porque las bacterias que contiene el yogur producen la lactasa de la que tienen déficit algunas persona causándoles tal intolerancia. También tendría una función preventiva de las diarreas durante el consumo de antibióticos. (Fuente: Tratado de Nutrición. M. Hernández. A. Sastre)

Los copos de avena son una buena fuente de fibra soluble, que ayuda a combatir el estreñimiento. La fibra soluble es preferible a la insoluble, como la del salvado, porque no aumenta el bolo sino que evita que se compacte, favoreciendo su eliminación. La avena, como cereal, es fuente de hidratos de carbono de absorción lenta, de vitaminas del grupo B (especialmente rica en B6 y B1) y se considera una buena fuente de vitamina K y zinc y hierro. Por todo ello, y especialmente por el bajo contenido en colesterol, aunque contiene grasas (de hecho es el cereal más rico en lípidos) estas son de buena calidad, insaturadas, consideramos a la avena un buen alimento.

El último componente de este desayuno son las pasas y las nueces. Las pasas aportan, sobre todo, azúcar, aunque también aportarían, por ejemplo, potasio, magnesio y vitamina C y son muy ricas en fibra.
Las nueces tienen un alto valor nutricional, (muy ricas en vitamina E, y del grupo B, potasio, magnesio, zinc, fósforo y hierro) pero también un atísimo valor energético.  en este caso su gran valor nutricional justificaría la cantidad de calorías consumidas.

De todos los desayunos que vamos a presentar, éste, el Desayuno “Bio” es el que mayor cantidad de calorías tiene. ¿Es el más saludable? Bueno, en realidad, las grasas que contiene proceden del yogur (4.8 g), de la avena (2.8 g) y de las nueces (10.8 g ), por lo que la mayoría de ellas son de buena calidad nutricional. Nosotros eliminaríamos de este desayuno las pasas y el azúcar, porque la fibra que aportan es mínima y queda cubierta por la avena. Sin azúcar ni pasas el desayuno tendría 328 calorías.

Esta sería una buena opción de desayuno para personas que tienen un trabajo físico importante y necesitan un aporte energético acorde a esa actividad; no, un desayuno “Bio” no es una opción ligera. 

¿Te ha gustado este post? Suscríbete a las entradas y compártelo en las redes sociales, sólo tienes que pulsar la opción que prefieras aquí abajo:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: