Adelgazar rápido

¿Tienes sobrepeso? ¿Tienes la sensación de pasarte la vida a dieta y no llegar a perder nunca esos kilos de más que te incomodan? ¿Te han prometido mil veces que vas a adelgazar rápido pero siempre recuperas el peso que perdiste  (y algo más de propina)?

Si has llegado hasta Tu Web de Nutrición en busca de otra dieta milagro lamentamos decirte que no existe tal cosa.

Si ingerimos en un día 2000 calorías y nuestro cuerpo consume 1800, las 200 calorías restantes van a almacenarse en el organismo transformadas en grasa, que es nuestra forma de reservar para mantener nuestra vida cuando las cosas van mal y no tenemos ingreso de alimentos.

En consecuencia, la única forma saludable y no invasiva de deshacernos de esos depósitos es gastar más calorías de las ingeridas -las otras opciones requieren pasar por un quirófano y que nos los eliminen mediante una liposucción-.  Eliminar esas calorías requiere, necesariamene, tiempo. A mayor cantidad de ejercicio físico, menor tiempo, por supuesto.

Buceo

Ese equilibrio permanente entre la materia y la energía (no podemos crear ni destruir la materia, únicamente transformarla) es una realidad que nadie puede saltarse.

Entonces, ¿por qué los primeros días de la dieta se pierde peso tan deprisa? Lo que se pierde es, principalmente, agua. Un kilo de grasa tiene, una vez metabolizado por nuestro organismo, unas 8000 calorías, que son las que debemos dejar de ingresar para perder un kilo de peso corporal real.

Los productos coadyuvantes de la dieta que se venden en farmacias y algunos centros de dietética y herboristerías parecen funcionar porque, al principio, se elimina una gran cantidad de agua y el efecto es espectacular. La letra pequeña de esos productos requiere siempre ejercicio físico y una dieta hipocalórica que es, en realidad, lo que está haciéndonos perder peso. Algunos productos dificultan la absorción de hidratos de carbono, lo que puede resultar muy peligroso en determinados problemas de salud, como una diabetes no diagnosticada. Otros evitan la absorción de las grasas, causando diarreas importantes y otras alteraciones. Y lo que es peor de todos estos productos es que, como no nos han enseñado a modificar los hábitos alimentarios que nos condujeron al sobrepeso o a la obesidad, en cuanto dejamos de tomarlo recuperamos todo el peso perdido.

Y los tratamientos hormonales producen severos efectos nocivos para la salud, así que en Tu Web de Nutrición únicamente podemos aconsejarte que huyas de ellos.

Lo mismo sucede con las dietas restrictivas en  uno o más nutrientes. Las dietas hiperproteicas producen desequilibrios en el metabolismo que incluyen sobrecargas hepáticas y renales, funcionan porque acaban siendo hipocalóricas y al dejarlas vuelves a engordar.

Cuando de verdad quieras perder peso para siempre, debes proponerte una meta realista, con el tiempo suficiente para que tu cuerpo se adapte a la nueva situación, para que la piel retome su forma original, y que no sea percebido como una agresión, de forma que evites el temido efecto rebote. La dieta debe adaptarse a tu estilo de vida y ser respetuosa contigo.

Esa es la única forma de perder peso en la creemos en la consulta de TWN.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: